domingo, 6 de julio de 2014

Frases de Monseñor Alfonso María de la Cruz Sardinas

Frases de Monseñor Alfonso María 

de la Cruz Sardinas


"QUE YO SEA DEFENDIDO POR TI, ¡OH VIRGEN!"

“Procuren mantener el orden y la limpieza de los templos para el Culto Divino”

“Organicen los archivos de los  documentos de la Parroquia para mantenerlos en buen estado y seguros”.

“Ordenamos así mismo que el párroco tenga un libro de inventarios en el que se consignará minuciosamente las cosas pertenecientes al culto divino como son vasos sagrados, alhajas, ornamentos, etc.  Procurando tener este Libro en lugar seguro.”

“ La procesión del Santísimo Sacramento debe hacerse absolutamente sola en los días permitidos con exclusión de cualquier otra ceremonia que disminuya la suma reverencia que debe tenerse a la Divina Majestad Sacramentada.”

“Mandamos también que el Sr. Párroco no permita que en los adornos de los altares se empleen telas, tules y otros adornos que puedan causar incendios, y  no se malogren las molduras y columnas por poner dichos adornos, y no usar ceras que humeen y manchen paredes y además”

“ Procuren  en todo la mayor sencillez, sobriedad y economía.”..

“ Una obligación indispensable de los Párrocos es celebrar todos los Domingos  y Días Festivos el Santo Sacrificio de la Misa por la salud de la grey que le está encomendada, y es muy justo que todos los feligreses asistan a ella...”

“Explicar el Evangelio del día con palabras sencillas y claras, acomodadas a la capacidad del auditorio, por lo menos por espacio de 15 minutos”

“Explicar el Catecismo a los niños, los domingos a la hora conveniente por ser de suma necesidad para el pueblo, bajo culpa grave a los que tienen cura de almas”

“En todas las ciudades de la Diócesis hágase rezar el Rosario y terminada esta descubra el Santísimo para cantarse el Trisagio; sin olvidarse de cantar la Salve en honor de la Santísima Virgen los sábados en la noche”

 “El parroco tenga la mayor diligencia en cuidar a los enfermos en la confesión y demás auxilios espirituales,  de no hacerlo así no sólo dará lugar a justas quejas, sino que tendrá que dar estrechísima cuenta a Dios Nuestro Señor de todas las almas que se perdiesen por su descuido en una obligación tan grave y sagrada”.

“El mismo celo tenga por fomentar la piedad y la vida sacramental con los sanos, facilitándoles todos los medios que estén a su alcance para conservar la vida de la gracia en los fieles.”

 “Así mismo, mandamos que el Señor cura  procure tener con llave a la puerta del panteón a fin de evitar que los animales penetren al campo santo ó los cadáveres  sean desenterrados. Así mismo mandamos, y por igual razón, que se levanten las murallas del panteón de Colpas y se coloque una puerta con llave, con auxilio de las autoridades y de la comunidad, pues es sensible considerar que los cadáveres  de los que nos precedieron no tengan un asilo conforme a nuestros sentimientos cristianos”


“ En las dificultades...dar tiempo al tiempo....confiando plenamente en Dios."


Memorias de Madre Clara del Corazón de María

1. MEMORIA DE LA MADRE FUNDADORA MADRE CLARA DEL CORAZÓN DE MARÍA AL CLAUSURAR EL AÑO ACADÉMICO DEL COLEGIO LA INMACULADA CONCEPCIÓN, EL AÑO 1899.

“Ilustrísimos Señores Obispos. Excelentísimos Señores. R. P. Superior, Venerada Comunidad, Distinguido auditorio:
Hay un gran deber de cumplir en este mundo y quizá el de más trascendencia, cual es, educar como conviene a la mujer; porque ella, es la base de la familia, como ésta es, el elemento componente de la sociedad.
Formada la mujer de una naturaleza igual a la del hombre, dotada de las mismas facultades y con un fin igual al que siempre bebe tener, esto es, su perfeccionamiento en este mundo y el goce de la eterna felicidad en el otro; se complace el Ser Supremo, en dotarla de sentimientos exquisitos y delicados para que pueda llenar debidamente la especialísima misión que debe desempeñar en la humanidad.
La mujer, como hija, esposa y madre, ejerce gran influencia en la familia, por la suavidad y eficacia con que subyuga al hombre a su voluntad por cuya razón vemos que la sociedad es lo que la mujer es y esto manifiesta la imprescindible necesidad que hay de educarla bien y tratar de su mayor perfeccionamiento en lo posible.
De aquí que la religión entre directamente en su educación si se quiere tener un sociedad verdaderamente moral y laboriosa, porque sin la Religión no se concibe moral ni virtud.
Educada la mujer bajo la égida santa de la Religión, e inspirados sus sentimientos en el temor santo de Dios, todo esto forma en ella, el habito precioso de las virtudes cristianas que, separándola del camino del mal, ilustran y conducen por el sendero recto de la verdad y del bien, preparando por ese medio la felicidad del hogar, en cuyo cielo irradian como astros fulgurantes las virtudes y los buenos ejemplos con cuya luz, se sienten atraídos por noble fuerza todos los que la rodean. Sobre la base de semejante educación, es hermoso el espectáculo que ofrece la mujer formada cristianamente; pues que si es hija, la vemos fiel y obediente al Cuarto Precepto de la Ley de Dios, sirviendo a sus padres como ángel de consuelo y báculo de senectud esparciendo por doquiera el consuelo y alegría santa. Si es esposa, la vemos alegre y resignada, compartiendo con el compañero de sus días, su suerte adversa o feliz; y cuando este, en medio de las vicisitudes de la vida, desfallece o se abate, ella, con su piedad, ternura, amor y suavidad le induce a buscar consuelo en Dios, y le alienta para que  siga generoso en la lucha con levantado espíritu. Como Madre, ah! Señores, ¡Que misión tan heroica desempeña! Pues en su cara prole, no ve más que corazones tiernos, cuya inocencia procura a todo costo conservar, alejando de su alrededor con la más grande solicitud todo elemento pernicioso que pueda influenciarla o ser causa de su extravío. No vive ni respira sino por el verdadero bien de los suyos y nada le importan los incesantes y no interrumpidos sacrificios que le impone el amor maternal con tal que sean felices aquellos a quienes ha dado el ser.
Conociendo por experiencia lo necesario que es en la mujer para el verdadero progreso de la sociedad, la instrucción científica, unida a la educación religiosa, mucho más en este tiempo desgraciado, en que parece se retrocede al paganismo y se pretende a todo trance y por mil maneras perder al sexo llamado débil, es que se ha fundado esta Institución peruana; sostenida a propio costo y con grandes esfuerzos, sin renta de ninguna especie, ni mas entrada que la exigua que proporciona nuestro trabajo personal, de aquí que no omite sacrificios para llevar a cabo la ardua empresa que se ha impuesto con el exclusivo objeto de conducir almas a Dios y de alguna manera ser útiles a nuestra amada Patria, formando en la mujer bien educada, base solida, para el progreso de la sociedad del mañana.
De un modo especial nos hemos ocupado hasta ahora en educar con el mayor esmero a nuestras alumnas y en darles la instrucción en conformidad con el Reglamento de Instrucción Pública, ensenándoles además las labores de mano propias de su sexo, a las que hemos agregado la música que tanto ennoblece los sentimientos y dulcifica el carácter. Hemos procurado que las alumnas obtengan el diploma de Preceptoras de 1°, 2° y 3° grado, en tres secciones en que está dividido el Colegio; esto es: internas pensionistas, externas pensionistas, y externas gratuitas.
Pero para que esta Institución, llene mas cumplidamente su objeto, y su utilidad sea más práctica, hemos resuelto, para el nuevo año escolar, abrir un Taller, compuesto de diferentes secciones, en las se enseñará muy especialmente a las alumnas gratuitas que en crecido numero concurren, labores productivas. Comenzaremos por poco, adiestrándolas en industrias proporcionadas a su capacidad, edad y fuerza, de tal modo que una niña de regular edad pueda ganar en su casa mediante el trabajo aprendido en el Colegio, una cantidad que si es posible, basta a cubrir sus gastos indispensables.
Bueno es, que a la mujer como en otros países se le abra un campo de acción en el trabajo, no limitando éste, a ciertas profesiones determinadas que por razones diversas no pueden ser desempeñadas por todas; pues para ello hay que entender a la condición y clase de cada familia.
La mujer, sin degenerar de su sexo, puede muy bien ocuparse en trabajos que le den lo suficiente para ganar el sustento y vivir honestamente sin desdeñar del trabajo, sea cual fuera su clase social.
Poniendo término a esta ligera e indispensable exposición paso ahora, señores a manifestar el orden administrativo del Colegio en la parte de la enseñanza:
Internas matriculadas, 34 en el orden siguiente:

En Primer Año del Primer grado……………………………………………………..…………  11
En Segundo Año del Primer grado………………………………...……………….…………… 12
En Segundo año del segundo grado………………………………………………………………  6
En Segundo año del Tercer grado……………………………………………………..…………. 3
Recibidas en Tercer grado………………………….…………………………...…...………………. 2

Externas pensionistas matriculadas……………………..……………………………….…….   15
En primeras letras……………………………………..……………………………..…………………. 2
En primer año del primer grado………………………………...………..……………………….. 7
En segundo grado………………………………………….……………...……………………………. 5
En tercer grado………………………………………..……………………….…………………………1

Externas gratuitas matriculadas…………………………………..………………………….. 159
En primeras letras………………………………………………………………………...………….104
En 1er. A o del Primer grado…………………………………………………………….…………58
En 2do. A o del Primer grado…………………………………………………..…………………….4
En Segundo Grado……………………………………………………………………………….……….3
El número total presentado a examen ha sido 152
Obtuvieron el calificado de sobresaliente…………………………….………………………   74
Obtuvieron el calificativo de Bueno……………………………………………………………..  24
Obtuvieron el calificativo de Regular……………………………….………………………….   17
Faltaron…………………………………………………………………………………………………….. 32

Las clases dictadas han sido todas las que corresponden respectivamente a los tres grados de la Instrucción Primaria y en conformidad como queda dicho con el Reglamento de Instrucción Pública.
Réstame, antes de terminar manifestar con sinceridad a toda la digna concurrencia que se halla presente, la profunda gratitud de que somos deudoras, por habernos honrado en este acto de Clausura escolar. Muy especialmente a los Ilustrísimos Señores Obispos y Excmos. Sres. Ministros de Justicia y Presidente del Excmo. Corte Suprema, los cuales acreditan con su presencia el vivo interés que les merece la instrucción y educación de la juventud.
H. H. Sres., miembros del jurado, una vez más, experimentamos el verdadero interés que tomáis por la juventud, buscando su adelanto y progreso sin otro móvil que el amor patrio que late en vuestros nobles corazones. Este es, el que os ha hecho presidir con júbilo los exámenes escolares de este Plantel, dándoles de este modo mayor realce y estimulándonos poderosamente para proseguir ansiosas en nuestra labor científica y moral, Dignaos pues H. H. Sres. Recibir la expresión sincera de nuestra ardiente gratitud.
Debemos también muy especial expresión de gratitud a nuestro muy digno R. P. Superior, Fr. Bernardino Gonzales, el cual, con su activa caridad, incesantes sacrificios y celo verdaderamente paternal, sostiene y propende en todo al mayor progreso de este humilde Instituto, que se gloria de reconocerlo por su apoyo y de llamarlo afectuosamente, su tierno Padre.
Y a vosotras queridas hijas ¿Qué os diré? Oh mi…Terminadas por ahora nuestras funciones, queda Clausurado el presente año escolar, abriéndose la Matricula del nuevo Año Escolar el 20 de Marzo de 1900.”

2.     MEMORIA DE NUESTRA MADRE FUNDADORA M. CLARA DEL CORAZÓN DE MARÍA AL CLAUSURAR EL AÑO ACADÉMICO DEL COLEGIO LA INMACULADA CONCEPCIÓN, EN AÑO DE 1902.

R. P. Superior
Venerable comunidad
Señores:
Hace tres años que tengo el honor de dirigirlos la palabra, como Directora de este modesto Plantel de Instrucción; en el cual he tratado de cumplir debidamente los sagrados deberes que él me impone.
Con motivo del sensible fallecimiento de nuestro muy amado Padre Fundador el Iltmo. y Rvdmo. Señor Obispo Fr Alfonso María de la Cruz Sardinas nuestra casa ha permanecido de duelo; y no tuvo lugar la fiesta escolar de costumbres; limitamos la ceremonia tan solo al examen y a una sencilla repartición de premios.
Justa, justísima fue la demostración de dolor, pues nuestro amado Padre, no omitió sacrificio alguno para llevar a cabo la fundación de esta casa y consagró años de su vida al bienestar y prosperidad de ella. Podemos decir con el corazón lleno de gratitud, que todas y cada una de nosotras lo tuvimos por tierno Padre y consuelo en toda amargura.  Nuestro Señor, en el cielo, haya premiado con mucha gloria sus relevantes virtudes.
Nuestra misión es la educación e instrucción de la mujer; a tan alto fin hemos dedicado nuestra existencia y el feliz éxito de nuestros trabajos es el más puro anhelo de nuestras almas.
La educación de la niña cristiana, puede decirse que es la sólida base del edificio social: formar su tierno corazón, prepararlo para digna morada de su Creador y enriquecerlos con sentimientos de piedad, es nuestra constante labor: cultivar y desarrollar, sin cansancio, sus nacientes inteligencias, es nuestro diario afán.
Pero para formar este delicado ser de cuanto esmero se necesita; según nuestro humilde entender, la mujer, permítaseme la expresión, es flor de conservatorio que expuesta a la intemperie el más leve soplo de viento hiere su pureza y muere.
Debido al Cristianismo se ve claramente  la alta mira de Nuestro creador al formar a la mujer. Para un espíritu vulgar o un cerebro poco pensador su acción se reduce a la labor domestica, pero, Cuan grave error es este! Dotada la mujer, cristiana se comprende, de un corazón lleno de ternura y de un natural espíritu de sacrificio, dedica su vida entera al bien de la humanidad, sea cual fuere su posición social y al estado al cual Dios lo llamará. Como esposa y madre aparece sublime formando y edificando con su ejemplo a los seres que forman la familia y que moran bajo su custodia; en el hogar, en su sagrado recinto, reina ella suavemente y ocultando como la modesta violeta la hermosura de sus virtudes cristianas, descubiertas a su pesar por el delicioso aroma.
Plumas muy galanas han tributado homenajes y dedicado hermosas frase a la mujer cristiana y en las historias de todas las épocas descuellan magnificas figuras que comprueban la excelencia de la mujer y que su abnegación llega hasta el heroísmo.
Conocidas pues hasta la evidencia de que la mujer cristiana está destinada por Dios mismo para fines santos y elevados, dirigimos a este punto nuestros esfuerzos y rogamos al Señor se digne concedernos la dicha de que, las que como niñas hoy, son objeto de nuestros desvelos, salgan de esta su humilde casa para convertirse en otras tantas matronas, verdaderos apóstoles de toda virtud.
Felicito a mis dignas compañeras por el resultado de los exámenes; el éxito que hemos obtenido espero que servirá de compensación a sus afanes.
El número total de matriculadas en el año escolar que hoy termina asciende a 232 de están han rendido examen las siguientes:

De la sección preparatoria…………………………………………………………….……………85
Del primer grado………………………………………………………………………………………..50
Del segundo grado……………………………………………………………………………………..23.
Aptas para optar diplomas de profesoras…………………………………………………….6.
Han dejado de rendir examen…………………………………………………………………….74.

En la sección de niñas externas gratuitas han sido calificadas con la nota de Sobresaliente y 1, de regular 14.
Tenemos la satisfacción de que nuestro Colegio de los Naranjos va prosperando notablemente como se puede comprobar con el numero de alumnas que han rendido examen y del cual se ha obtenido un resultado feliz.
Mención especial dedicamos a la H. S. Deptal que viene tiempo favoreciendo con su valiosa ayuda tanto a este Colegio cuanto a la juventud que desea ilustrarse.
Debo también una palabra de profundo y muy sincero agradecimiento a la H. J. D. dignamente representada en este momento por el Sr. Inspector de Instrucción D. Arturo Pena y Gironet, que nos hace el honor de escucharnos.
Señores, esta H. Corporación, tiempo ha que viene favoreciendo con su valiosa ayuda tanto a este Colegio como a la juventud que desea ilustrarse.
De la Divina Bondad expresamos que esta benéfica Corporación reciba el fruto de bendición que su magnimidad merece.
Honorables Sres., del Jurado. Cada vez más reconocidos por el vivo interés que os anima en favor de nuestras alumnas examinándolas detenidamente y tratando de hacer lucir sus conocimientos os manifestamos nuevamente nuestro profundo reconocimiento.
M. R. P. Superior; a la sombra de V. P. es que esta Casa subsiste debido a vuestros esfuerzos se han podido vencer las dificultades con que se ha tropezado.
N. P. Fundador tuvo gran acierto al elegir al venerable Padre que debía sucederle en la dirección de esta casa, pues también él se ha dedicado a hacerla prosperar.
Dígnese M. R. P. Superior aceptar la gratitud de sus hijas.
Así mismo damos las gracias a la distinguida concurrencia que con su presencia se ha dignado honrar esta modesta Repartición de Premios.
Y vosotras hijas mías, muy queridas, ya que os habéis esforzado durante todo el año en cumplir con vuestros deberes, id a vuestros hogares y embalsamadlos con el perfume de vuestra inocencia y candor, pero no olvidéis que en este recinto os esperan vuestras maestras para comenzar la nueva labor.
Queda clausurado el presente año escolar, la nueva matricula se abrirá el 7 de marzo de 1904.
El domingo 20 de marzo de 1903, se leyó esta pro memoria[1].




[1]Archivos de la Congregación de Religiosas Franciscanas de la Inmaculada Concepción. Memorias transcritas tal y cual se encuentra en la Secretaria de la Congregación.